All Posts By

Vianey Gutierrez

Vida

WHEN VIANEY MET HYGGE V2

Lo prometido es deuda, esta semana intenté Hygge y lo primero que quiero decir es que – al menos yo – tengo el hábito de tener mi mente en tres temas a la vez, no sé como estar quieta y tengo una necesidad incontrolable de estar haciendo algo siempre. ¡Que difícil resultó Hygge! Y no porque sea malo, al contrario, sino porque vivimos estresados, ansiosos y con ganas de ser los primeros y presionándonos para ello, pero bueno esto es otro tema.

Esta semana fueron varias metas relacionadas a esta práctica y el resultado no fue excelente, pero si positivo. ¿Por qué no excelente? por lo mencionado anteriormente, pero sí traté de al menos de cumplir con un 60% de las metas.

En 4 días las metas eran:

  • Preparar una comida bien hecha y comer sin el celular, disfrutar lo que yo misma había preparado.
  • Apagar el celular para dormir.
  • Cuidar mis plantas.
  • Break para leer de 30 minutos sin el celular a lado.
  • Encender todas mis velas y ver una peli, sin distracciones.
  • Salir a tiempo del trabajo.
  • Aplicar una tarde de limpieza/spa en mi casa.
  • Tomar un paseo sin datos de celular (para poder escuchar música)
  • Practicar mindfulness mínimo dos días.

Si sospechas que fallé en todas las actividades que requerían el celular apagado, tienes razón. El verdadero reto de Hygge creo que reside en estar presente, porque al final todos nos apuntamos para la comodidad pero parte de su filosofía es estar presentes y establecer relaciones fuertes con los que nos rodea y con nosotros mismos.

IMG_1117

El miércoles le puse más esfuerzo en la cocina y me preparé algo que sabría que disfrutaría, esos minutos extras fueron para mí y poder sentarme y disfrutar. Me tomé el tiempo necesario para regar mis plantas que muchas veces tengo en el olvido pero que alegran mi casa, practiqué mindfulness (5 minutos cada día) y tuve mi tarde de limpieza facial y spa en la casa con mis velas (esto sí que lo disfruté), el resto fue un intento fallido.

Pero esto no me quito las ganas de seguir incorporando Hygge en mi vida, ¡al contrario! Cada día me convenzo más de que estamos aquí para disfrutar, explorar y estar presentes.

Ahora, ¡vamos a platicar! ¿ya habías escuchado este término antes? ¿te atreverías a intentarlo?

Con cariño, Vi.

Vida

WHEN VIANEY MET HYGGE

Lo primero que tienen que saber es que el clima en estos momentos en donde yo vivo es lluvioso, frío y húmedo. Una combinación que – hasta hace unos días – entendí porque me gustaba tanto. El término Hygge (procedente de Dinamarca)  lo escuché hace un par de meses, pero no fue hasta una semanas que me obsesione con el. Todo empezó por un libro que muchas de las bloggers y youtubers que sigo han recomendado, el libro se llama “Hygge: La felicidad en las pequeñas cosas” y para no hacer las cosas más largas – como acostumbro – me dio tanta curiosidad entender porque los daneses son considerados, en varias ocasiones, como los más felices, aún cuando su país es frío y oscuro la mayor parte del año, y esto se relaciona con la tristeza, e inclusive con depresión y suicidio. Entonces, ¿cómo es que un país así tiene viviendo a la gente más feliz en el mundo?, la respuesta: Hygge.

Ahora, ¿qué significa Hygge?

Aquí es donde se pone interesante, porque en realidad no hay una traducción precisa. Hygge es una palabra danés que se pronuncia huu-gue – o algo por el estilo – y más que palabra, es todo un concepto. Ni siquiera los avanzados americanos han podido traducirla a la perfección. Pero, aquí les comparto mi conclusión de lo que investigue:

Hygge es un concepto que nos enseña un estilo de vida, se habla del arte de lograr armar un santuario en tu hogar o en cualquier espacio que tú decidas, de comodidad, que es acogedor o cozy – you got me here! – y que invita a crear un ambiente relajado con la gente que amás, estar presente y contemplar los pequeños placeres de la vida (de escribirlo me relajé demasiado). Claro que hay mucho más, es un concepto difícil de resumir, porque además de la cuestión de ambiente, también está la parte de estado mental: olvidar el drama, ser agradecidos y disfrutar la vida. Pero bien dicen, una imagen vale más que mil palabras, esto es lo que van a encontrar si buscan Hygge:

IMG_1006

Velas – ¡muchas velas! – los daneses no bromean cuando se dicen ser el país que más consumen velas, un espacio acogedor con una colchita, juegos de mesas para compartir con amigos, bebidas calientes, etc.

Leer más

Vida

5 RAZONES PARA UTILIZAR AGUA MICELAR EN ACEITE GARNIER

Cuando cumples 30 años, la rutina de limpieza y cuidado de tu piel se convierte en una prioridad. Aún recuerdo cuando cumplí 20 años y supe que tenía que empezar a utilizar cremas, aunque nunca fui tan consciente de la importancia de cuidarme como tal. ¿Confesión? durante mis veintitantos tuve una pésima rutina de limpieza y muchas veces – casi siempre – dormía maquillada. Las consecuencias pronto llegaron y como pude, trate de “mantener” mi piel lo más sano posible. Pero, la realidad es que dormir maquillada es el peor hábito que puedes tener, y ahora no puedo conciliar el sueño si no estoy desmaquillada. Me costó mucho cambiar este hábito, pero supe que era ahora o nunca, ya que pronto tendría 40 años y si no lo hacía, mi piel ya no sería la misma. Ahora además de dormir siempre desmaquillada, tengo mi rutina de limpieza que no cambiaría por nada.

Probar productos es el camino, es importante conocer tu piel. Hace unos años me desmaquillaba con esas famosas toallitas que venden el súper y así descubrí que era alérgica a ellas, me provocaron una reacción y ardor que me llevaron directo con el dermatólogo. Me recomendó varias marcas, pero entendí que mi piel (sobre todo el área de los ojos) era muy delicada y tendría que probar lo que fuera mejor para mí. Ahí fue cuando descubrí el agua micelar en aceite. Leí varias opiniones agua micelar en aceite garnier y me gusto, y mucho. Es un producto que desmaquilla, limpia y es suave, sobre todo para alguien como yo que es delicada de la piel, tenía mucho miedo de que resultara grasosa, pero empecé a sentir mi piel más sana que nunca. Además el aroma es un plus para alguien que disfruta de su rutina de limpieza.

garnier-agua-micelar-aceite-resena-opinion-02

La idea de “desmaquillar” para mi ha sido toda una aventura y sé que no soy la única. Mi recomendación: probar. Pero si pudiera darte un consejo a manera personal, sería utilizar el agua micelar en aceite garnier.

Te comparto mis 5 razones del por qué vale la pena utilizar agua micelar en aceite garnier:

Leer más

Sin Categorizar

CRÓNICAS DE OCTUBRE: EL EJERCICIO DE LOS 21 DÍAS

Me quiero enfocar pero aquí estoy distraída otra vez. Desde que recuerdo siempre ha sido un reto enforcarme, pero nunca le puse atención por distraída y las cosas han salido, a medias o incompletas pero aquí estoy. Pero hoy me siento diferente, esta distracción se esta convirtiendo en un enemigo, y no de mis sueños o proyectos, sino un enemigo mío. Lo esta haciendo personal. Porque quiero construir, quiero ser un poquito más valiente, ordenada y me distraigo. Quiero vivir una vida simple y me distraen las cosas materiales. Quiero completar tareas, proyectos, sueños, y no lo hago porque me cuesta enfocarme como le cuesta a un niño leer sus primeras palabras. ¿Alguien más? Estoy segura que no soy la única, por eso decidí hacer una lista, un recordatorio de 5 tareas que serán mi propósito los próximos 21 días, y la intención es que estas tareas me ayuden a enfocarme, a estar más presente y lograr metas que me proponga.

Dicen que un hábito se logra si lo realizas 21 días seguidos, y sí. Hace años, me costaba mucho trabajo desmaquillarme antes de dormir, pero este año, justo cuando cumplí 30, decidí que no podía continuar con este pésimo hábito y por 21 días, aunque fuera a rastras me iba a obligar a desmaquillarme, ahora no puedo dormir con el maquillaje, lo que antes era tan sencillo como olvidarlo y quedarme en la cama por flojera a levantarme, ahora me resulta imposible y tengo que desmaquillarme antes de dormir. Así que estos 5 hábitos serán mi prioridad los próximos 21 días, con la esperanza de que después lo pueda hacer de formal natural – ¡esperemos! – así que les comparto lo que yo estoy haciendo, con la esperanza de no ser la única distraída y con una necesidad enorme de enfocarse en la vida, en mis tareas, en mis sueños.

  1. Media hora antes de dormir y después de levantarme la regla de no celular.
  2. Crear una rutina para despertar: misma hora, tomar agua antes de cualquier cosa, escribir como terapia, ejercicio y planear mi día en la agenda.
  3. App focus keeper: en el trabajo y mis actividades, utilizar esta app, que a través de un cronometro me obliga a trabajar por 25 minutos sin distracción y con 5 minutos de break, así hasta finalizar un goal. Recomiendo muchísimo esta app, pero igual y puede funcionar con el cronometro del celular. En fin, la idea es decir no al multitasking.
  4. Meditar por 5 minutos.
  5. Organizar mi uso del celular: creo que esto es lo que definitivamente necesito corregir. Me entristece mucho estar horas en el celular, sin hacer nada productivo (como comentar, inspirarme, conectar, etc.) Hay muchas cosas buenas que se pueden hacer en las redes sociales, pero cuando ya estas ahí por default viendo a los demás vivir su vida, y tú no, creo que ya es un problema. Esto definitivo es el hábito más difícil, porque no nos han enseñado a tener una relación sana con el celular y las redes, de repente estuvimos más conectados y desconectados que nunca. Y ahora que le presto atención y que me encuentro perdiendo mi tiempo por nada, me da mucha inquietud aprender a manejar mi tiempo, pero sobre todo tomar el control de mi tiempo. La idea de esta meta es dividir mi tiempo en redes sociales en 6, que quiere decir 2 veces por mañana, 2 por tarde, y 2 por tarde noche, con lapsos de 20 minutos para revisar, inspirarme, comentar, publicar, etc. Esto es en redes sociales como instagram, pinterest, facebook, etc. en breaks dentro de mis tareas, voy a seguir contestando mensajes, correos, etc. Ahora se que tal vez 6 veces al día se escucha mucho, pero estoy segura que no lo es porque la cantidad de tiempo que pierdo en el celular es mucho. Y no puedo estar perdiendo el tiempo, tengo una vida que vivir. 

Durante 21 días estas 5 actividades serán mi prioridad y ya les contare con toda honestidad qué tal, pero por el momento me siento muy motivada y confiada que este es el camino, el camino hacia una vida más simple, más mía, más tranquila y plena, y sobre todo más enfocada. Eso sí, un buen playlist siempre ayuda (para meditar, para concentrarme, para mi rutina, para la creatividad, etc.) Al final la idea creo que es aprender a estar presente, a vivir plenamente y concretar proyectos que tengamos en las manos.

¿Alguien más se apunta?

Nota mental: Si llegaste aquí y estas leyendo estas líneas, te recuerdo que no puedes perder el tiempo, tienes una vida que vivir. Si no te inspira, no te deja nada bueno, o no te hace sentir bien, deja de hacerlo. Dedícale tu tiempo a tu vida, no a la de los demás. Dedícale tu tiempo a la gente que amas, no a quienes no conoces, y si sigues a alguien porque te inspira, ¡adelante! pero si solo estas ahí para “perder el tiempo” estas perdiendo más que tiempo, te estas perdiendo de ti. El alma poco a poquito se va conformando con perder el tiempo y deja de vivir, y sólo se levanta, existe y duerme. Explora todas las posibilidades. Enfócate. No te distraigas, tienes un vida que vivir.

Con cariño, Vi.

 

Vida

CRÓNICAS DE SEPTIEMBRE: LA LISTA. 

La llegada de septiembre siempre representa felicidad – no sé en que momento empecé a obsesionarme con el otoño, pero la realidad es que estamos a unos días de su llegada, y es cuando más inspirada, creativa, feliz me siento. Hay algo en el aire que me provoca un no sé que, que sé yo. Así que hoy me levante con unas ganas inmensas de escribir – sigo escribiendo en mi cuadernillo que anda perdido por la casa, y con la confianza de que soy la única permitida abrirlo – y continuar con esta terapia.

Para hacer: ¡decorar!

Aunque en la ciudad de las montañas el calor siempre resiste mucho en retirarse, hay que ir con el ambiente. Cuando pienso en septiembre, lo primero que pienso es en acogedor, aire fresco, tonos más cálidos, probar por fin un té con el clima adecuado. Y todo esto me obliga a poner nuestro pequeño, pero bonito departamento con el mood correcto. Velas, una cobija, un par de adornos otoñales, alguna receta secreta para prepara aromatizantes, una corona de calabazas, son algunas de las cosas que le esperan a nuestro hogar.

Para comer: la aceptación

En realidad no se come, pero es tan necesaria como el propio alimento. Estos últimos meses he estado en una montaña rusa, primero decidí dejar descansar aquella idea de perder los kilos que tengo de más, porque pues tengo 30 años y no puedo vivir la próxima etapa preocupada por esos kilos de más. Que aunque estoy a favor de la salud y el bienestar, la realidad es que no tengo muchos kilos de más como para pensar que tengo un problema, pero aún así me habían estado torturando por una década. Y había pensando en ya, descansar y disfrutar. Pero luego volvió ese sentimiento de “tú puedes, no te rindas…” comencé a comer bien, a cuidarme, hacer ejercicio…y hasta ahí todo bien, pero luego volvió esa obsesión por el número. Así que, ahora sí, estoy cansada. Voy a escuchar mi cuerpo, no a mi mente. Voy a comer lo que sienta correcto y me haga sentir bien. Pero no limitarme con mi peso o el número de la báscula. ¿Cuánto peso?, ya no sé. Lo que sí sé es que me quiero sentir bien, aceptada, valorada, cuidada por mi. Ese es mi alimento principal.

Para leer: textos de Sor Juana Inés de la Cruz

Lo sé, me escucho bien elegante. Pero es que hace unas semanas, una persona muy interesante llego a la agencia donde trabajo y nos compartió datos, tips, información sobre filosofía, sociología, y escritura muy valiosos Para no hacer el cuento más largo – porque fue mucha información – recomendó aquellas personas que escriben a leer poemas, en nuestro propio idioma, y de preferencia de Sor Juana o algún poeta de esa época. Entendí que más que nada porque el lenguaje era más puro, y esto nos ayudaría mucho con nuestra escritura y creatividad. Así que, mi bella madre rescato de su familia un libro con los textos de Sor Juana, un libro impreso en marzo de 1982. Lo que significa que: 1. ese libro es más viejo que yo, 2. eso lo vuelve extremadamente interesante.

Para ver: the true cost, documental

Una amiga me lo recomendó y quiero aprovechar que es de la selección que netflix tiene en documentales para verlo. Me da un poco de miedo, trata – en grandes rasgos – de el verdadero costo de la industria de la ropa. Las comunidades que sufren el trabajo, consecuencias ambientales, y la comparación a lo que cuesta la moda. De un tiempo para acá me siento más preocupada por tener un guardarropa más ético, pero es cierto que de vez en cuando la vanidad nos gana y terminamos comprando ropa de fast fashion y desconocemos por completo todo lo que implica que esa prenda termine en nuestro clóset. Aún no lo veo, pero prometo guardar mis pensamientos por aquí, por si alguien quiere conocer el verdadero costo de su ropa.

Para escuchar: ted talk “travel more & buy less”

Me llegó al corazón esta plática por muchas razones, pero la más importante es que es el estilo de vida que quiero crear: dejar de consumir sin sentido y de una manera descontrolada cosas, y empezar a comprar experiencias. Un día me di cuenta que esa era mi misión, o bueno no un día. En realidad cuando vencí mi miedo más grande y conocí lugares que pensé que nunca vería con mis ojos y toda mi ansiedad y miedos desaparecieron, ese fue el día que supe que era mi misión y era el sentimiento que quería perseguir. No estoy pensando ser hippie, y creo por sobre todas las cosas en el balance. Pero si estoy pensando en ser más consiente en lo que tengo, en callar el ego que quiere que me comparé con lo que los demás tienen, y empezar a escuchar el alma que me dice: viaja, conoce, descubre, prueba. Quiero tener lo necesario y nada más, quiero una vida sencilla sin la necesidad de más y disfrutando del lujo de hacer lo que amo, tener un techo sobre mí, amor desmedido, amistades que llenan nuestro pequeño espacio, y ganas de compartir experiencias.

Recomendado totalmente.

Inspiración

Crónicas de agosto: ¿Has escuchado el sentimiento “como en casa”?

Hoy accidentalmente lo leí, traté de de ponerle palabras a ese sentimiento que aunque no es “oficial”, de pronto es muy comparable. En cuanto más lo pensaba, era imposible no relacionarlo con el alma. Como en casa, es ese sentimiento cuando conoces a esa persona por primera vez, pero te resulta tan familiar y conocido. Como en casa, es cuando te sientes totalmente cómodo, feliz, y tan tú. Como en casa, es cuando escuchas una canción y sientes que la escribieron para ti, y tu alma –  y cuerpo, claro – no para de bailar. Como en casa, es ese sorbo de té – o café – en una mañana que te reconforta. Como en casa, es tu lugar seguro cuando se desata la tormenta y es momento de esperar la calma. Como en casa, es tu lugar feliz.

Como en casa, es el sentimiento que debemos buscar en nuestra vida. Es la manera de avisarte que ahí perteneces. Entre más tratamos de definirnos o encajar nos perdemos de nosotros y obligamos a nuestra alma a conformarse con existir. Nuestra alma no quiere existir, ella quiere bailar, ver esa película, sentirse ridícula y enamorada, quiere sentirse como en casa. Porque encuentra motivo y razón de venir a este mundo. Es como ese viajero que no se puede conformar con estar de paso por esa ciudad y tiene que detenerse a vivirla. Nuestra alma nos dice “hey, es a ti a quién he venido a conocer” o “Este libro me pertenece, aún cuando yo no lo escribí”.

Le pertenecemos a nuestra alma, y ella no esta buscando quedar bien con los demás. Ella quiere conocer, vivir, probar, reír, amar. Es nuestro deber buscar esos momentos que nos hace sentir como en casa. Cuando ves arte y lo comprendes, cuando un libro te deja un sentimiento de paz, cuando una película te divierte, cuando te sientes genuina con la gente que te rodea, cuando conoces a esa persona y sientes “como si te conociera de toda la vida”. Le perteneces a tu alma, y ella le pertenece a esta vida, a Dios, a su visita por aquí. El alma es pura y leal, es honesta y no conoce la maldad. Si le permitimos vivir más seguido, presiento que seremos más felices.

Busca más de esos “se siente como en casa”.

Nota: cada alma es diferente. Respeta lo que para otros es su sentir y vive lo tuyo.