Inspiración

CRÓNICAS DE NOVIEMBRE: ¿Dónde nos quedamos?

5ca9a005d638acc20698ed51939b51f7Han pasado cuatro años desde que abrí mi blog, y este año en particular ha sido el más difícil e interesante, tengo que confesarme para que puedas entenderme: cuando decidí iniciar mi blog fue como un momento de valentía, porque obviamente me daba pena, no creía que tuviera lo necesario y no sabía por donde empezar, pero mi amor por escribir y los blogs  bastaron para saber que tenía que intentarlo. Y lo bonito de esto es que no había reglas, mientras tuviera mi creatividad y algo que contar, lo podría hacer.

Lo que nadie te cuenta de armar un blog es que  además de ser una aventura y la mejor oportunidad para expresarte, compartir y alimentar tu creatividad, tendrás que luchar a diario con tus miedos e inseguridades y con el terrible monstruo de la comparación. Dicho esto, quiero compartirles mi experiencia, conformé fui descubriendo el “mundo blogger” me fui sintiendo un poco perdida, encontré de todo: gente apasionada por su contenido, por compartir y crear, y también conocí gente preocupada por los números de seguidores, por pertenecer. No es mi intención criticar, al final cada quien es libre de tener su propia intención, pero esto a mí me fue distrayendo, llegó un momento en que había olvidado porque había tomado la decisión de abrir un blog. 

Me empecé a sentir más chiquita y pasó de ser algo que me divertía a algo que me atormentaba, porque al final ahí estaba mi blog esperando, pero yo no me sentía lista. Mis redes sociales me consumieron y aunque en muchos momentos me inspiraban, empecé a sentirme frustrada y presionada por tener cierto contenido. En fin, dejé de ser divertido. Y el motivo por el que vengo a sincerarme es porque por fin recordé porque abrí este pequeño espacio en el cyber mundo. 

Hace un par de semanas volví a leer los blogs que tanto me gustan e inspiran, y esto despertó en mí ese sentimiento de “querer ser blogger” pero esta vez mucho más consciente del camino. Recordé lo bonito que es revisar y leer un blog, porque al final ¿cómo quiero ser blogger si ni siquiera estaba leyendo alguno, y mucho menos escribiendo o compartiendo?, pero algo mágico que paso este año también es que cumplí 30 años, y digo mágico porque con los 30 años llegó la seguridad de decir: “Ya tengo 30 y no puedo seguir siendo la niña preocupada por lo que los demás piensen y sintiéndome chica por no tener o ser algo que simplemente no soy”

La vida es una y estoy decidida a vivirla bien, probar y descubrir según lo que yo decida, digo al final la vida no es perfecta y claro viene con sus golpes bajos pero no tengo porque agobiarla más. Así que decidí que esta vez no iba a cometer los mismos errores, ahora soy más selectiva con las personas que sigo en redes sociales y en la vida diaria, y lo más importante de todo estoy de regreso en mi blog, decidida a escribir, compartir lo que me apasiona, lo que voy descubriendo y aprendiendo. 

Pero bueno, fue un buen ejercicio el poder descubrirme insegura y preocupada por lo que los demás pensaban o hacían, para reaccionar y recordar el por qué hago esto. Mi blog lo escribo para mí y para ti, lo escribo desde el corazón y con la intención de aprender, de compartir e inspirar. Escribo mi blog porque estoy atenta a mucho de lo que pasa a mi alrededor y quiero guardar memorias aquí. Lo hago porque quiero divertirme, crear y expresarme. 

¿La lección de esto? haz las cosas para ti y por ti, hazlo bien y real, no pierdas mucho tiempo en lo que los demás hacen, hazlo con amor y dedicación. Recuerda que cada quién tiene un ritmo e intenciones diferentes, traza tu camino y no te detengas. 

Gracias por leerme, siempre significa el mundo para mi. 

Con cariño, Vi.

Entrada anterior Entrada siguiente

Entradas relacionadas

3 Comentarios

  • Responder Lulú 13 diciembre, 2017 a las 11:00 pm

    Vianey! Me encantó la esencia de esta entrada!!!
    Me gusta que veas el lado bueno de las cosas y que aprendas de todas las experiencias que vives.
    ¿Te confieso algo? Yo también he estado ahí. Comparándome, queriendo seguidores, queriendo que las marcas me contacten y eso hace que me presione por escribir y escribir y al final termino bloqueada.
    Un día caí en la cuenta de que la verdad es que no me gustaría que mi blog fuera mi trabajo. Qué padre recibir dinero, claro, pero en lo personal no lo haría con ese fin. Creo que me sentiría así como me sentí, presionada. Y al final, como dices, esto es algo que hacemos porque nos gusta, porque nos nace, porque queremos compartir y expresar y ESO es lo bonito. Es bonito encontrar gente que comparta una visión del mundo similar a la tuya, es bonito conocer gente que tenga una visión diferente, es lindísimo cómo sientes que conoces a una persona sólo con leerla y es bonito hacer amistades como la nuestra, que a pesar de que no vivimos en la misma ciudad y que aun no tenemos el gusto de conocernos, siento que cuando llegue el día la energía va a ser la misma que hay a través de nuestros espacios. Siento que va a haber un abrazo sincero y una plática interesante, así como las que hemos tenido. Y eso es lo mejor de estos espacios.
    Sabes que te admiro y que me enorgullece todo lo que has hecho y todo lo que has crecido.
    Te deseo felicidad en abundancia y que nos sigas compartiendo la vida a través de tus ojos.
    Te mando un fuertísimo abrazo, amiga!!!!
    <3

    • Responder Vianey Gutierrez 15 diciembre, 2017 a las 6:09 pm

      ¡Lulú! me dejaste sin palabras…antes que nada un millón de gracias, por tus palabras, por tomarte el tiempo de leerme, por el cariño y los buenos deseos, sabes que desde Monterrey lo mando multiplicado <3 Y no podría estar más de acuerdo contigo, me hace mucho pensar en la ilusión y emoción pensar en el momento que decidí y me armé de valor para abrir el blog, y todo motivada por la creatividad, por querer compartir y descubrirme a mí misma a través de mi contenido y palabras, y así ha sido, pero como dices también a manejar la inesperada presión...pero que bonito que al final siempre volvemos a casa (nuestro blog) y a esa ilusión de hacer esto porque nos gustan, y fíjate que algo que aprendí este año es que a veces pensamos que nadie nos nota o que no estamos impactando, porque justo nos estamos comparando y sólo vemos lo que no tenemos, pero la realidad es que siempre hay alguien viendo, aunque sea un par de personas, pero es nuestro camino y no importa la cantidad sino nuestro paso y lo que vamos dejando <3 Te mando un abrazo, y te deseo la misma felicidad, que bien merecida la tienes!

      Y el día que vaya a Cd. Obregón serás la primera persona que querré conocer! y ya sabes que aquí tienes tu casa, y segura estoy que habrá mucho que platicar,

      Un abrazo amiga,
      Vi

  • Responder Ana Castillo 16 diciembre, 2017 a las 8:18 am

    Qué bonitos tus escritos. Transmites una vibra tan bonita… Nada como liberarse de esas presiones y sólo ser uno mismo, sin miedos. Tú eres una gran inspiración y me da gusto que logres tus objetivos.

    Pienso que tienes razón, conforme vas descubriendo más de ese mundo, vas teniendo más dudas y a la vez perdiendo miedos e inseguridades.

    No dejes de ser esa persona transparente, de mostrarte como eres y escribir desde el interior.

  • Dejar un comentario