Inspiración

Crónicas de junio: Dejar de buscar ser “la mejor versión de uno mismo” para empezar a SER.

En un intento desesperado por definirme con palabras que me identifican y que me hacen sentir cómoda, me doy cuenta que esto en vez de ayudarme, me quita la paz. Y no porque “definirse” sea algo malo, al contrario es muy importante saber quién somos y nuestro rumbo. Pero, ¿no les ha pasado que escuchan “ser la mejor versión de uno mismo” y empieza la presión por restablecer quien somos y como llegamos a ser esa versión? ¿y si nunca sentimos que llegamos a esa versión, qué significa?, ¿Cómo o quién podrá asegurar que ya llegue a ser la mejor versión de mi misma?, ¿en quién me tengo que inspirar? ¡Que difícil!

Ahora, no me malinterpretes. Yo en muchas ocasiones llegue a utilizar esta frase con la mejor de las intenciones y estoy segura que aquel que nos motiva a ser la mejor versión de nosotros mismos, también lo hace con la intención de apoyarnos e inspirarnos. Y creo que no hay nada malo con esto, pero en mi experiencia, empece a sentirme más alejada de mí cuando trate de ser esa versión. Alguna vez leí que si cerramos los ojos e imaginamos a la mejor versión de nosotros mismos, es quien en realidad somos y debemos dejar ir todo aquello de nosotros que no lo crea. Y la primera vez que leí esto me sentí fascinada, ¡todo tenía sentido! aquello que me impide ser esa persona son los miedos, mi flojera, mis defectos. Y la persona que visualizaba era alguien muy cercana a la perfección. Así que empece a “trabajar” en llegar a esa persona que yo había idealizado como la mejor versión, pisoteando a la única versión de mi que hay y me hace ser lo que soy, imperfecta y vulnerable.

Y para ser esa versión tenía que deshacerme de malos hábitos (lo cual no tiene nada de malo) pero también tenía que trabajar con mis defectos (los cuales forman parte de quien soy), definirme y esto significaba definir cada aspecto y mantenerme por esa linea porque la mejor versión de mi pues, tiene un orden.

Y el problema no es la frase, el problema es que creemos que tenemos que trabajar para ser la mejor versión de uno mismo. Que tenemos que hacer algo extra o deja de hacer. Y peor si empezamos a comparamos y tomar alguien por ejemplo de nuestra “mejor versión”.

Aquí esta lo que aprendí después de años de lidiar con esto: la mejor versión de uno mismo, eres tú. 

No hay que hacer o dejar de hacer nada, simplemente SER. Todos los defectos que te hacen ser tú, te ayudan a ser la mejor versión de ti. Tus miedos forman parte de tu historia y son tu oportunidad para saberte fuerte y valiente, eres vulnerable y hermosa (o). No existen comparaciones porque no existe nadie como tú, y si tal vez hay estándares o tal vez tienes malos hábitos que te hacen daño, tan sencillo como: ¡cambialos! pero eso no significa que serás una mejor o peor versión. Si no que serás más feliz y te sentirás más plena (o).

La clave en la vida es el balance y ser. Si comes mal, empieza a comer bien y comete esa hamburguesa de vez en cuando. Pero no tienes que dejar de ser quien eres o formar parte de algún extremo. Esto lo aprendí, porque me di cuenta que lo que parece ser “inspiración” o algo positivo en nuestros días, empieza a ser presión. Presión por ser mejor, más exitosa, la número uno, por tener más, por ser la más, por ser la esposa/hija/amiga perfecta, por tener todo en orden, por ser una mujer emprendedora o con hijos o sin para ser la mejor versión de mi misma. ¿Y a que horas voy a simplemente…SER?

No digo que no hay que superarnos o trabajar con nuestros defectos, y no quiero que se malinterprete. Si algo incomoda o afecta hay que cambiarlo, pero con la creencia de que es por nuestro bien, y no porque esto nos hará una “mejor versión”. Nosotros ya somos la mejor versión, ya somos suficientes.

Vivimos en una época muy interesante, con muchas oportunidades y con la capacidad de comunicarnos y mantenernos inspirados. Pero, por alguna razón veo mucha presión, y veo a gente triste, decepcionada, estresada por esa presión. Y lo peor, es que muchas de esas personas luego utilizan filtros para cubrir esa sensación y caemos en una cadena sin fin. Inclusive yo lo he hecho. Y no lo critico o juzgo, pero al final ¿qué tan autentica es esa persona que estamos compartiendo?

Lo auténtico es vulnerable e imperfecto. Las personas que me inspiran ahora son aquellas que son felices unos días si y otros no tanto, son ellos mismos, se equivocan, se quiebran, pero son valientes, se divierten y aceptan lo que tienen. No buscan presionar a ser más o tener más. A esto aspiro ahora y aprendí que ya no me interesa ser la mejor versión de mi misma, sino SER. Tampoco quiero formar parte de esta cadena de “falsa inspiración” dónde presiono y motivo a los demás a una falsa realidad. Los cambios que hago son por mi propio bienestar, pero no para ser o tener más, porque al final del día no puedo ser otra cosa que yo misma. Por más que intente lo contrario.

Sé que esto no es para todos y no espero que todos estén de acuerdo con ello. Pero yo estoy más en paz, más real y feliz.

Con cariño,

Vi.

Entrada anterior Entrada siguiente

Entradas relacionadas

4 Comentarios

  • Responder Adriana Novelo 12 julio, 2017 a las 11:28 pm

    Vianey, me encantó tu post. Había sentido algo similar cuando tuve que escribir “Sobre mí” en mi blog, y la verdad es que no supe ni qué poner. Tanto así, que si vas ahorita a mi página verás que “le gustan los Backstreet Boys” jajaja. Siempre pensé que ser la mejor versión de uno mismo era muy bonito, una meta, una proyección para atraer más cosas lindas a tu vida. Pero cuando lo llevamos a un extremo, es justo como dices: Nos alejamos de nosotros.

    En definitiva, lo mejor es ser reales, buscando un balance para ser felices.

    Un abrazo, hermosa.

    https://www.estilique.com

    • Responder Vianey Gutierrez 29 julio, 2017 a las 5:42 pm

      ¡Adriana! Muchas gracias por tus bonitas palabras, por leer…definitivamente ls extremos nos alejan de nosotros, lo bonito es el balance <3 y más bonito lo que descubrimos en ese balance, lo genial y auténticos que somos...me dio mucha risa lo que comentas del "Sobre mí" jejeje porque en algún momento sentí "esa" presión, quieres verte más intelectual, más alejada de lo que eres, y la única manera de conectar con los demás es mostrándote tal y como eres 🙂

      Te mando un abrazo!
      Vi

  • Responder Lulú 26 julio, 2017 a las 8:21 pm

    Me fascinó tu entrada!!!
    Ya me puse al corriente con tu blog y no me canso de decirte lo mucho que lo amo <3!
    Tienes una esencia divina y te admiro demasiado!

    Te mando un abrazote, amiga!

    • Responder Vianey Gutierrez 29 julio, 2017 a las 5:45 pm

      ¡Lulú! No sabes lo que significan tus palabras, sabes que yo también te admiro mucho y adoro cada una de las palabras que escribes porque siempre nacen del corazón y se nota! te agradezco tus palabras infinitamente <3

      Yo te mando un fuerte abrazo amiga,
      Vi

    Dejar un comentario