Inspiración

PRIMERAS IMPRESIONES Y EL ALMA

Processed with VSCO with a5 preset

En mi mente soy la peor para las primeras impresiones – quiero creer que hay más personas como yo – y a que me refiero con esto: simplemente que en algunas ocasiones las “primeras impresiones” me han engañado.

El alma se comunica de forma mágica, hay momentos que suceden y no podemos verlos, pero a veces con un poco de suerte, podemos sentirlos. Hay momentos en que las almas se comunican, y ven aquello que debería ser una advertencia para nosotros.

Mucha gente te dirá que las primeras impresiones son las que importan, y que uno debe de estar preparado para ello, y si es para una entrevista de trabajo tal vez sí, pero si vas a mostrarte por primera vez con alguien, o tu conoces a una persona por primera vez, debes de tener en cuenta que las primeras impresiones no siempre son las más reales y autenticas.

El alma ya se comunico, y se que aquí muchos podrán pensar que de que estaré hablando, pero como les decía, el alma se comunica de forma mágica.

En lo personal muchas, en verdad muchísimas veces, he conocido a gente que su primera impresión es super agradable, y que conforme voy conociéndolas me voy decepcionando, y viceversa. Una amiga y yo siempre bromeamos con esto, y en verdad ahora cuando alguien no me da tan buena espina al principio, me digo a mi misma “espérate a que la conozcas, tal vez termine siendo una gran amiga”, o viceversa.

Y me quede pensando en esto, porque creo que a veces nos “casamos” con la primera impresión, o le ponemos mucho empeño a ver como se ve, comporta, o dice la persona que recién acabamos de conocer, que olvidamos lo más importante: como nos hace sentir.

Conozco gente que es muy habilidosa con esto, y que luego, luego de que conocen a una nueva persona pueden decir mucho de ella y acertarle. Pero si eres como yo, toma en cuenta esto: todas las personas cargamos una historia, que si recién nos conocemos, puede ser que no la percibas, una historia que nos define. Y a veces esa historia puede ser buena, o mala. El chiste es que no hay que apresurarnos a juzgar, yo sé que a veces lo hacemos de manera automática y no con mala intención, pero cuando pase esto, detente. Espera a ver que historias se esconden detrás de cada desconocido.

Después de mucho reflexionar en esto, porque claro que he tenido increíbles experiencias, también algunas muy tristes, me di cuenta de que si quieres sentir el alma de los demás, debes estar presente; presente en el momento y sentir, y para ello hay que ser vulnerables porque no podemos esperar a que el otro se muestre tal y como es, y nosotros no hacerlos, ya que de otra forma el alma no se comunica.

Ultimamente esta “filosofía” la he tenido mucho conmigo, “el alma” como si fuera algo externo, y no quiero decir que así lo sea, o no sé. Pero siento que lo más sagrado, intimo de uno es el alma, y el alma nunca se destruye, el alma perdura y es quien carga con las cicatrices y con nuestras fortalezas. Y lo relaciono mucho con mi historia de las “primeras impresiones” porque creo que hay algo que yo – mi ego- no ve y mi alma si. Total, que esto es lo que he aprendido:

Nunca te apresures a juzgar en alguien, y si lo haces, recuerda desconoces la historia o por lo que la otra persona esta pasando. Siempre presente, y lo más importante: recuerda como te hace sentir la persona, más que cualquier cosa.

Con cariño, Vi <3

Entrada anterior Entrada siguiente

Entradas relacionadas

4 Comentarios

  • Responder Lucia Gallego 2 noviembre, 2016 a las 6:34 pm

    Me ha encantado este post Vianey, además a mi me pasa en la mayoría de las veces que me confundo con las primeras impresiones, una persona que de primeras me puede caer fenomenal resulta que al conocerla no me apasiona tanto, y alguien que al principio no me causaba buena espina, al conocerle resulta todo lo contrario, nunca podemos prejuzgar antes de conocer, estoy muy de acuerdo contigo. ¡Un beso enorme preciosa!

    http://www.luciagallegoblog.com

    • Responder Vianey Gutierrez 5 noviembre, 2016 a las 6:55 pm

      Hola Lucía, antes que nada un millón de gracias por leerme <3

      Me pasa exactamente lo mismo, y cuando analizo me doy cuenta que muchas veces es nuestro ego, o como dices esto de "juzgar" de manera predeterminada la que falla, sin embargo si prestamos atención o esperamos un poco podríamos ser más cuidadosas con las personas que "permitimos" acceder a nuestra vida...

      En fin, es todo un tema, pero mil gracias por visitar y comentar, te mando un fuerte, fuerte abrazo!
      Vi

  • Responder Lorena Mtz 3 noviembre, 2016 a las 3:20 pm

    Tomaré muy en cuenta tu consejo de estar presente, no sólo en cuerpo sino de alma. Me pasa, y tal vez a la mayoría, que por querer “quedar bien” olvidamos ese sentimiento de estar presentes y así poder identificar las sensaciones que el que tenemos enfrente nos provoca.
    Saludos Vi 🙂

    • Responder Vianey Gutierrez 8 noviembre, 2016 a las 6:55 pm

      Hola Lore,

      Muchas gracias por visitar y comentar <3 así es, muchas veces por quedar bien no prestamos atención a lo que la persona nos dice o hace sentir, y después nos llevamos o gratas o malas sorpresas jejeje

      Te mando un fuerte abrazo!
      Vi

    Dejar un comentario