Estilo

#SummerCapsuleWardrobe final thoughts

img_1971

Aunque no fue una cápsula hecha y derecha, si aprendí mucho y me dejo un par de lecciones. Así que antes de compartirles mi primera cápsula – en forma – de otoño,quería compartirles un poco de la experiencia que fue limpiar mi closet y trabajar con un estilo determinado.

Cuando nos mudamos de casa a departamento y comenzó toda la inquietud de una cápsula, decidí que la primera cápsula bien hecha sería en otoño, por cuestión de tiempo y porque tenía que prepararme. Así que como lo había compartido ya, solo limpie mi guardarropa y trata de mantenerme con ciertas prendas. Pero eso sí con todos los accesorios.

Lo primero que les puedo decir es que guardar ropa o deshacerme fue un respiro. Yo estaba acostumbrada a guardar abrigos y ropa de invierno, pero muchas veces dejaba prendas de manga larga o así, pero esta vez no. Me puse las pilas, y guarde TODO aquello que no era de la temporada. Trate de mantenerme fiel al menos con los colores de ropa que me hacen sentir a gusto, no tanto que me gusten. Por ejemplo, a mí me puede gustar el color rojo, y más verlo en otras personas. Pero cuando me lo pruebo, no me siento yo. Lo mismo me pasa con los colores pasteles. Me encanta, pero cuando me he comprado alguna prenda, siempre se queda ahí colgada, porque simplemente me la pruebo y no siento que sea yo o que me favorezca.

Así que eso fue en lo que trate de enfocarme, me costó muchísimo porque habían prendas que amaba pero nunca me las ponía, y creo que entendí la primera lección: tenemos que tener un guardarropa que funcione, no nada más con prendas que nos gusten sino que utilicemos.


La verdad es que tener un guardarropa “limpio” me facilitó la vida. Porque en vez de ver un closet lleno, sabía exactamente lo que tenía y que podría ponerme. Eso sí, tienes que estar lavando seguido, digo hay de todo, personas que lavan una vez por semana o cada quince días. Con una cápsula si tienes que ser más organizada porque si no el closet se queda vacío.

Tome la decisión de utilizar colores obscuros – en verano! – pero es que la realidad me di cuenta que estos son los colores con los que más a gusto me siento, y no tanto obscuros, pero si en una paleta más otoñal.

Nada de colores pasteles, rojos, colores suaves, que aunque son muy bonitos, yo no termino de sentirme cómoda. También me deshice de prendas transparentes – de esas que tienes que utilizar top de interior – porque siempre que pensaba en ponerla me daba calor, la idea de traer una blusa de tirantes y encima otra blusa. Y como les cuento, no tiene nada de malo, pero yo acepté que por eso no las utilizaba.

img_1974

img_1972

img_1961
Ahora sigue guardar aquellas prendas que si quiero utilizar para el próximo verano, y hacer espacio para mi nueva cápsula – que emoción! – eso sí, mi última lección es que tenemos que ser realistas con lo que va con el clima de dónde venimos o la idea de una temporada. Hay ciudades donde aún en otoño o invierno sigue haciendo calor, como en Monterrey, y por eso estoy tratando de armarla lo más realistas posible.

Les comparto alguno de los outfits que arme con lo que estuve trabajando este verano, en verdad fue una experiencia muy divertida y me dio una perspectiva de lo que yo creía era mi estilo.

img_1962

img_1973

Con cariño, Vi <3

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply