Vida

Como no tirar la toalla – ¡nunca! – en 4 sencillos pasos

8a7d36c15715c37ce5281a1c81f629b3

Ok, vamos a ponernos serios – o vamos a intentarlo, la verdad es un post relajado – hoy es uno de esos días en los que una idea no ha dejado de dar vueltas en mi cabeza, y siento la obligación de compartirlo por si alguien más tiene esta loca idea: tirar la toalla.

Y para platicar de esto, tengo que sincerarme y contarles un poco más de mi para que puedan conocerme mejor y sepan el porqué de mis consejos. Bueno, lo primero es que desde hace 10 años aproximadamente fui diagnosticada con un trastorno de ansiedad, y esto es algo que nunca me ha detenido, a pesar de todas las complicaciones que conlleva. Simplemente no pude dejar que esto me detuviera, ni mis metas o todo lo que me he propuesto. Han sido 10 años difíciles, ha habido momentos malos, de aprendizaje, momentos en los que me he quebrado y lo más importante de esta experiencia es que no deje que dominara mi vida, o se convirtiera en el centro de ella – por esto no lo platico mucho en realidad – sin embargo el aprendizaje más fuerte que he tenido es: no tirar la toalla, o en palabras más bonitas “no rendirme nunca”.

Y de eso vamos hablar 😀

Se con toda la seguridad del mundo que no soy la única que ha sentido ese cansancio o pesadez en los hombros que dice: ¡ya no puedo más! O ¡voy a renunciar a tal o cual cosa, porque ya no puedo! Cuando vienen momentos tristes o pesados, cuando no tenemos la suficiente confianza de que todo saldrá bien, o que no vemos la luz al final del túnel.

Estos días me he sentido un poco así, en el sentido que tengo proyectos, metas que me he puesto, trabajo, pendientes, deseos, y simplemente siento que tengo todo menos tiempo, y con ello mi confianza va flaqueando y llega un momento en el que ¿adivinen que quiero hacer?, ¡exacto: tirar la toalla!

Y porque les platique la pequeña historia al inicio de este post, porque a pesar de todo, nunca me he rendido y fui tan consciente de ello que siento que olvide como hacerlo. Cuando quiero tirar la toalla simplemente no puedo, tal vez sea mi terquedad pero no puedo. Claro, es importante mencionar que cuando algo no es para mí o algo no me hace bien no me aferro. Aquí estamos hablando de algo así como: si disfrutas o amas hacer algo y tienes que trabajar para conseguirlo: hazlo. A pesar de la adversidad – en mi caso fue un diagnostico pero cada quien sabe en su corazón que adversidad se tiene que enfrentar – avanzar y continuar a pesar de que tan cansados estemos, pero claro esto no es cosa fácil.

En base a mi experiencia, y por cómo me he sentido en estos últimos días, decidí compartirles cuatro pasos que yo utilizaba para no tirar la toalla.

Antes de compartirles, quiero decirles que no está mal tirar la toalla o decidir cambiar el rumbo, se vale. Al final lo más importante es sentir paz en tu corazón, pero si hay algo que sientas que valga la pena luchar a pesar de lo cansada (o) que estés, recuerda: más vale morir intentándolo, que no intentarlo para nada.

SI ESTAS CANSADA, DETENTE POR UN MOMENTO Y RESPIRA. Este es el primer paso. Simple, sencillo y bonito: detente a descansar. Si ya te diste cuenta que vale la pena seguir intentando y luchando, pero estas cansada y te cruza por tu mente renunciar, mejor descansa. Más vale recargar energía, respirar y seguir luchando. No confundas esto con renunciar, se vale parar un momento para descansar de lo que sea que estés haciendo y te esté costando.

RECUERDA PORQUE EMPEZASTE. Cuando más agotada estés, recuerda porque estás ahí, porque lo estas intentando. De donde viene este esfuerzo o sacrificio. Tener bien en cuenta los motivos te ayudara a nunca, nunca rendirte. Porque aquello que te motivo a empezar será tu motor para continuar.

ESCRIBE TODO LO QUE TE ESTA ESPERANDO DEL OTRO LADO DEL PUENTE. Si ya recordaste porque empezaste, que es lo que te trajo hasta donde estas, es momento para escribir todo lo que te está esperando una vez que lo logres. No te saltes ningún detalle, ¿estás haciendo un esfuerzo por ahorrar dinero para algo que anhelas o un viaje?, entonces haz una lista de tu viaje de todo lo que veras y las experiencias que te esperan. ¿Estás haciendo ejercicio? Haz una lista de todo lo que sucederá una vez que logres tu peso ideal. ¿Estás sacrificando algo? Haz tu lista de lo que te espera después, porque no hay sacrificio sin recompensa.

PRETENDE QUE YA ESTAS DEL OTRO LADO. Este punto a mí me ha ayudado mucho para no tirar la toalla nunca, siempre me visualizo o imagino del otro lado. Como se sentirá cuando lo logre, como me voy a ver o que haría. Puedes hacer un visión board, o cuando quieras rendirte sólo tomate unos minutos

Como extra, si no estás cansada y solo fastidiada de aquello que estas intentando: NO TE DETENGAS, sólo cambia el rumbo de cómo estas intentando las cosas: organízate, no pierdas el tiempo en aquello que te distrae, etc. Y si decides detenerte para descansar, acuérdate que es sólo con el compromiso de continuar.

Esfuérzate, ¡vale la pena!

Con cariño, Vi

Foto: vía Pinterest

Entrada anterior Entrada siguiente

Entradas relacionadas

No Comments

Dejar un comentario