Inspiración

Crónicas de junio: Dejar de buscar ser “la mejor versión de uno mismo” para empezar a SER.

En un intento desesperado por definirme con palabras que me identifican y que me hacen sentir cómoda, me doy cuenta que esto en vez de ayudarme, me quita la paz. Y no porque “definirse” sea algo malo, al contrario es muy importante saber quién somos y nuestro rumbo. Pero, ¿no les ha pasado que escuchan “ser la mejor versión de uno mismo” y empieza la presión por restablecer quien somos y como llegamos a ser esa versión? ¿y si nunca sentimos que llegamos a esa versión, qué significa?, ¿Cómo o quién podrá asegurar que ya llegue a ser la mejor versión de mi misma?, ¿en quién me tengo que inspirar? ¡Que difícil!

Ahora, no me malinterpretes. Yo en muchas ocasiones llegue a utilizar esta frase con la mejor de las intenciones y estoy segura que aquel que nos motiva a ser la mejor versión de nosotros mismos, también lo hace con la intención de apoyarnos e inspirarnos. Y creo que no hay nada malo con esto, pero en mi experiencia, empece a sentirme más alejada de mí cuando trate de ser esa versión. Alguna vez leí que si cerramos los ojos e imaginamos a la mejor versión de nosotros mismos, es quien en realidad somos y debemos dejar ir todo aquello de nosotros que no lo crea. Y la primera vez que leí esto me sentí fascinada, ¡todo tenía sentido! aquello que me impide ser esa persona son los miedos, mi flojera, mis defectos. Y la persona que visualizaba era alguien muy cercana a la perfección. Así que empece a “trabajar” en llegar a esa persona que yo había idealizado como la mejor versión, pisoteando a la única versión de mi que hay y me hace ser lo que soy, imperfecta y vulnerable.

Y para ser esa versión tenía que deshacerme de malos hábitos (lo cual no tiene nada de malo) pero también tenía que trabajar con mis defectos (los cuales forman parte de quien soy), definirme y esto significaba definir cada aspecto y mantenerme por esa linea porque la mejor versión de mi pues, tiene un orden.

Y el problema no es la frase, el problema es que creemos que tenemos que trabajar para ser la mejor versión de uno mismo. Que tenemos que hacer algo extra o deja de hacer. Y peor si empezamos a comparamos y tomar alguien por ejemplo de nuestra “mejor versión”.

Aquí esta lo que aprendí después de años de lidiar con esto: la mejor versión de uno mismo, eres tú. 

Leer más

Inspiración

CRÓNICAS DE JUNIO: ¿Qué es lo que en realidad quieres?

Enfócate en una misión, en un proyecto, en un sueño y anhelo. Minimizar nuestra causa también es parte de la filosofía de la cual me estoy enamorando. Llévate a una cita a ti mismo y cuestiona, comienza un dialogo interno en donde sea necesario entender porque a veces nos saturamos inclusive de proyectos o sueños. ¿Qué es lo que en realidad hace arder tus entrañas?, ¿cuál es tu misión?, si no importara el dinero ¿qué estarías haciendo?, ¿tienes miedo?.

Y si después de ese diálogo, te das cuenta que estas saturándote de proyectos por miedo o por ego, confía en tu talento, confía en ti. Es momento de empezar a construir un mundo lleno de gente feliz, en paz y que ama cada decisión y proyecto que hace. Creo que esto debería de ser una misión en común. Nunca me había cuestionada esto, estaba más al pendiente de depurar mi casa, mi clóset y olvide por completo que también tenía que “hacer limpia” en lo que hago día con día. Ya tomé el primer paso y renuncié a un trabajo que en realidad nunca me hizo feliz, ganaba dinero a costa de mi tranquilidad y felicidad. No digo que el trabajo no sea digno, y he conocido gente apasionada y entregada, pero mi realidad es otra.

Así que el primer paso esta dado, y claro que tengo miedo.

Ya probé lo que es trabajar por dinero, dedicar tiempo y esfuerzo en un proyecto que no me da la paz que busco. Es momento de trabajar por mi propia misión, confiar y poner todo ese tiempo y esfuerzo en ello y como dice mi amigo Leo ¿por qué no funcionaría?.

Lo importante es que también seamos honestos con nosotros mismos, en cuanto a que es lo que en realidad queremos. “Hagamos limpia” en los proyectos que tenemos y no porque este mal tener más de un proyecto o sueño, si al final todos te llevaban a una misma misión ¡adelante!. Pero si observas, y con toda honestidad, te das cuenta que algunos de ellos son por miedo, ego o por no poder dejar ir, es tiempo de enfocarte en uno, y a ese sueño o proyecto, le pongas todo tu amor y esfuerzo.

Por una vida más simple, con mayor significado.

Vianey

Inspiración

CRÓNICAS DE JUNIO: DESCONECTAR PARA CONECTAR.

¡Dios! En mi mente sólo pienso: escribe más, lee más, haz más, tienes que estar pendiente de todo, inspírate, arma más contenido, haz ejercicio, define tu estilo, limpia la casa, trabaja en un estilo más minimalista y simple en tu vida, tienes que ir al trabajo, contesta los mensajes de WhatsApp. Y así la lista. Estoy segura que no soy la única, y que en esta época es el “nuevo estilo de vida” al que todos tenemos que acostumbrarnos. Y como consecuencia más ansiedad, estrés, presión social, personas insatisfechas por no estar ni lograr todo. Imposible.

Así que empece a pensar que tenía que desconectarme para aprender a conectar con la gente que me rodea, inclusive conmigo misma. ¿Cuánta gente ya no es capaz de hablar por teléfono con su mejor amigo, por qué no tiene tiempo?, o simplemente porque prefiere un mensaje que pueda ser editable. Bueno, ahora si cada quien. Pero moría por escribir de esto – por tener el tiempo – y empezar a organizar mis ideas.

Y aquí esta la cosa: no puedo hacer todo, ni estar en todo, ni quiero. ¡Que delicia poder escribirlo!

Quiero aprender a desconectarme, bajar la velocidad e intensidad, dejar de pedirme tanto, y aprender a conectar y hacer las cosas que yo quiero, cuando yo quiero y puedo. Se puede escuchar un poco mediocre y tal vez haya personas que les incomode, pero la realidad es que no tengo que estar en todo ni ser la número uno. Lo que si quiero es una vida plena, donde este presente y consiente de lo que me rodea, de ser capaz de disfrutar y observar, de aceptar que no tengo que tener más para ser feliz, de darme el lujo de tener tiempo, de hacer lo que amo por el simple hecho de que lo disfruto, sin expectativas. De poder trabajar en lo que me hace feliz y aún así tener el tiempo para viajar. Ahora esto es lo que yo busco, y sé que no tiene que ser así para todo el mundo, pero si creo que tenemos que empezar a cambiar, por nuestra salud y bienestar emocional y físico.

Entre el mindfulness y el estilo minimalista he encontrado muchas respuestas, y definitivamente estoy buscando aplicar lo que yo considere correcto a mi vida. Pero aquí están algunos tips/datos que me han ayudado a desconectar para conectar mejor con el mundo que me rodea:

  • No tengo que contestar los mensajes todo el tiempo, mi nueva política es que tengo un horario y si a alguien le urge puede comunicarse conmigo a través de llamada. Así es, no tengo que estar disponible por el simple hecho de tener la aplicación.
  • Si no te hace feliz, NO lo hagas.
  • Si te hace feliz, HAZLO. Así de simple.
  • Haz un a lista de las cosas que te hacen feliz, pequeñas cosas y enfócate en hacer más de eso.
  • Analisa para qué trabajas, ¿Para tener más? o ¿Para, además de mantenerte, hacer más de lo que te hace feliz?
  • Depura tu casa, tu vida, tu celular, tu mente. Será el mejor regalo que te podrás hacer.
  • De vez en cuando apaga los datos de tu celular.
  • ¿Tienes más pertenencias que experiencias?
  • No tienes que ser la mejor versión de ti mismo, lo único que tienes que hacer es: SER. Ahí esta el secreto.
  • De vez en cuando, haz esa llamada o envía un correo como si fuera una carta, a alguien querido. Créeme se siente bonito.
  • ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste a escuchar la música que amas, sin hacer nada más que cantar y escuchar atento?
  • Escribe, no importa si eres bueno o no. Es la mejor forma de permitirle al alma expresarse.
  • Sé que hay muchas personas que no están de acuerdo con esto, pero lo creo con todo mi corazón: menos noticias. Es lo más sano, lo verdaderamente importante, lo sabrás. Hay noticias que contaminan, no tienes que estar informado de todo.
  • Es muy bonito y divertido maquillarnos, pero es igual de bonito mirar al espejo a la persona que eres sin maquillaje y encontrarte perfecta y suficiente.
  • Esto me lleva a lo siguiente: No tengo que ser perfecto, ni intentarlo si quiera.
  • Si te vas a enfocar en algo, enfócate en ti y en tu proyecto de vida. No en lo que estén haciendo los demás.
  • Se vale depurar a gente tóxica que te rodea.
  • El minimalismo no significa tener menos, sino tener lo esencial, lo que aporta valor a tu vida.
  • Haz oración. Ya sea a Dios, el universo, la energía. Pero haz una oración. Es la manera más bonita de conectar.
  • Menos es más. Esto aplica para todo.

Quería escribir esto como recordatorio y termino siendo un post. Ojalá podamos analizar y poder desconectar.

Con cariño,

Vianey.

Sin Categorizar

¿QUÉ HARÍAS SI NO TUVIERAS MIEDO? PARTE 1.

Processed with VSCO with a6 preset

Uno de mis mayores miedos desde hace años era subirme a un avión y estar encerrada por horas. Con mucho esfuerzo lograba subirme para estar dos o tres horas máximo antes de tocar tierra (horas que estaría con el alma en un hilo). Mis miedos iban desde claustrofobia a miedo al miedo (miedo a tener uno o varios ataques de pánico), y un viaje de 7 a 11 horas no estaba en mis planes, lo cual me torturaba porque para mi buena suerte soy una persona con una inquietud enorme de conocer el mundo. Y digo buena suerte porque esa “cosquilla” es como una llama que se va haciendo más grande, y es imposible ignorarla.

Ahora, por qué este viaje fue algo muy importante para mí?. Sé que cualquier viaje es una experiencia increíble y especial para cualquiera, pero alguien que tiene un diagnostico de ansiedad y ataques de pánico con un miedo enorme a volar, es un reto inimaginable. Y quiero compartirlo porque sé que no soy la única con retos, obstáculos, miedos y sueños por cumplir. Quiero compartirles mi historia porque quiero que sepas que es posible vencer los miedos. Hace un par de años jamás me hubiera imaginado subiendo a un avión para realizar un trayecto largo, es más si me hubieran dado el boleto en la mano, no hubiera podido subirme. Es difícil explicar los miedos, pero cuando leí esta frase me identifique. Porque comienzas a contestar “Qué harías si no tuvieras miedo?” y empiezas a imaginar toda una vida y es imposible que esa emoción se vaya.

En mi caso las respuestas eran muchas, pero viajar y conocer el mundo era una de ellas.

Leer más

Inspiración

Crónicas de febrero: letter to my young self

IMG_9911

Decidí escribir una carta a mi misma, pero a Vianey de los 16 años. Para esto tuve que recordar exactamente – o al menos intentar – donde me encontraba, mis sueños, miedos, anhelos. Esto es muy personal, pero es un ejercicio que recomiendo. En mi caso, estoy cerrando un ciclo, lo estoy haciendo a mi manera y a mi ritmo. Sé que no muchos “cierran” el ciclo, pero en mi caso, y por todo lo vivido los últimos 10 años decidí que era necesario.

Esta carta es parte de este proceso.

Hola.

No sé como empezar esta carta porque me parece tan curioso y a la vez tan natural, siempre hemos estado conectadas. Sé que pensaste en mi y te preocupaste por mi, tal vez más de lo que debías. Lo primero que quiero decir es que te admiro, eres una niña muy valiente y supiste proteger tu corazón y tu personalidad a pesar de los momentos difíciles. Tomaste decisiones estupidas, como todos a tu edad, pero fuiste inteligente para salir adelante. Sé que te preocupa muchas cosas: cumplir tus sueños, como te ves fisicamente, las cosas que no tienes, ser diferente, hacerte notar y no estar sola, así como ser popular. Y tambièn se que te preocupa lo sensible que eres, pero no te preocupes porque esto es bueno y lo entenderás.

La realidad es que no necesitas más que entender esto: no puedes compararte con nadie, porque ya eres única y diferente.

Leer más

Vida

crónicas de febrero: 30 cosas que aprendí en los 20s

1. Esta bien no ser perfecta. Esto tiene que ser la primer lección y probablemente la más importante. Cuando tienes 16 años empiezas a sentir una presión por ser perfecta, por complacer a todos, por caerles bien, por no equivocarte, por no ponerte en ridículo o no estar en una situación vulnerable. Tal vez no todo el mundo sienta esa presión, o le gusta admitirlo, pero creo que todos lo experimentamos en diferentes escenarios. Es normal, no tiene nada de malo aceptarlo, al final sólo tienes – o tenías – 16 años. Pero no, no tienes que complacerles a todos, y mucho menos ser perfecta, y si, esta bien ser vulnerable. La lección es que nadie es perfecto.
2. Es posible hacer amigos – de verdad – cuando te acercas a los 30s. Tenía esta tonta idea que cuanto más grande, más difícil era hacer amigos, y no por antisocial o porque no quisiera buscarlos, sino porque las responsabilidades y horarios nos lo impiden. Al contrario de lo que pensaba, a esta edad te acercas más a quien en realidad eres y cada vez trabajas más en el amor propio, que como resultado te acerca a la gente indicada. Claro, hacer amigos a los 30s es diferente, pero no deja de ser una experiencia única, y me siento muy agradecida por darme cuenta de esto y no tirar la toalla en cuanto a poder crear nuevas – y valiosas – amistades.
3. Hay cosas que nunca cambian. Así como descubres cosas nuevas de ti, también te darás cuenta que hay cosas que nunca cambiaran. Por ejemplo, cuando tenía 16, 18 o 21 años estar con los más “populares” me parecía abrumador. Verás, siempre he sido excesivamente sensible, y a pesar de no considerarme penosa o introvertida, podía sentir que no era mi lugar. Me encanta hacer amigos, ser sociable, rodearme de gente extraordinaria. Pero siempre habrá gente pesada, personas perfeccionistas, interesadas…y yo, seguiré sintiéndome como esa niña de 16 años: incomoda. Siempre.
4. Hay cosas que duelen aceptar…como que el flequillo no se ve bien y no es lo mío.
5. Ama las cosas sencillas. Si pudiera darte un consejo, este podría ser. Las cosas sencillas como un buen momento, un té en un día lluvioso, una rebanada de pastel de chocolate, la sombra que da un árbol en un día de verano, hacer a los demás reír, etc. si aprendes amar esto, te aseguro que puedes vivir una vida más plena.
6. No tienes que disculparte porque no te gusten las cosas que a los demás les gustan. Esta frase es de Emma Watson, pero que razón tenía. A tus principios de los 20s puedes sentirte culpable por no estar a la “moda”, o por no seguirle la corriente a tus amigos en algo que no te gusta o te hace sentir incomoda. Esto es lo que aprendí: ya no me siento culpable ni me da pena decir que no me gusta el antro, o estar borracha, o usar tacones, etc. Y no me disculpo por ello. Gracias Emma!
7. Los 20s son para regarla, y probablemente los 30s también. No te tomes tan enserio, porque venimos aprender, a observar, a estar presentes. Si te equivocas, aprendes y lo vuelves a intentar. Los 20s son para descubrirte, pero si no lo has hecho para cuando tienes 30s, no te preocupes. No hay reglas, ni instructivo. Sólo no te tomas tan enserio, ni a la vida misma.
8. Nunca digas nunca. Es real, lo que hoy no te gusta puede que en unos años lo disfrutes.
9. No todo el mundo te tiene que caer bien. Esto es probablemente lo más tonto, pero a veces creemos que con todos nos llevaremos bien o que seremos el mejor grupo de amigos, y no. No te sientas culpable porque alguien no te cae bien, no siempre es un reflejo de ti, sino simplemente no te cae.
10. Tú no le tienes que caer bien a todos. Alguien por ahí puede pensar que eres la persona más pesada, y esta bien. No le tienes que caer bien a todas las personas que vas conociendo en tu vida. Y no, no es un reflejo de “algo que vean de ellos en ti” o como sea, simplemente no hay química, o vieron algo de ti que no les agrado. La vida sigue.
11. El miedo es un mentiroso. Oh Dios! si algo me costo aprender es esto. Un día leí esta frase en ingles y no podía sacarla de la cabeza. Es tan cierto, el miedo es esa incomoda voz que vive en nosotros y se encarga de decirnos un montón de mentiras, a veces nos protege y ayuda, pero la realidad es que la mayoría de las veces nos arruina. EL MIEDO MIENTE, entonces si sé que miente POR QUÉ LE CREO?, no tiene sentido. Hay que aprender a reconocer el miedo que miente y el que nos quiere cuidar, pero la verdad es muy fácil…el que te quiere proteger utiliza el sentido común, el otro ni siquiera cree en que somos capaces.
12. Si tu no te la crees, nadie lo hará. El primer paso es creértela, siempre.
13. Si no preguntas, la respuesta siempre será no. Aprende a preguntar por lo que quieres, así como dicen que es importante aprender a decir que no, es igual de importante saber pedir, si te dicen que no, pues no pasa nada. Pero que pasaría si te dicen que si?
14. No necesitas el alcohol para divertirte. Ok, sé que aquí es donde mucha gente estará en desacuerdo, y es valido. Pero tenia que ser una de mis lecciones, no necesito el alcohol, en realidad puedo ser igual de divertida con o sin alcohol.
15. El éxito es diferente para cada uno. Esto es reciente, hace unas semanas una amiga me hizo esta reflexión, y que razón tiene. Para mi un sábado exitoso puede ser películas, palomitas, en casa con mi esposo…mientras que para alguien más eso pueda ser un fracaso y el éxito sea una buena fiesta. Este es un pequeño ejemplo, pero lo podemos aplicar en la vida. Lo que para mi sea una vida exitosa, o el éxito como tal, para alguien mas no lo será. Y la lección, o lo importante a recordar de esto es: no podemos comparar o buscar el éxito de alguien más. El éxito es personal e intransferible, algo así como las huellas de nuestras manos.
16. El perdón es el poder sanador más grande que hay. Esto me costo lagrimas aprenderlo, pero perdonar no solo libera al que lastimo, sino a uno mismo.
17. Un buen té, una buena canción, un buen libro. Pueden ser razón suficiente para que esta vida valga la pena. Recuerda, ama las cosas sencillas.
18. La gente quiere conectar. Somos seres sociables, es algo que nadie puede negar, y tal vez lo sabes – vaya, interactúas todos los días con diferentes personas – pero además de ser sociables, la gente quiere conectar y por eso las redes sociales son lo que son hoy en día. Esto aplica en un negocio, en una relación de amigos, etc. Recuerda mostrarte tal y como eres, ser honesto, y contar tu historia.
19. La familia es lo más importante. Siempre.
20. Cuando alguien se burle, te critique, insulte, abuse, utilice: es momento de alejarse.
21. Puede ser que tú llegues a criticar, insultar, abusar o utilizar a alguien. Entonces, discúlpate y aléjate. Intenta todos los días ser una buena persona, recuerda nadie es perfecto, pero si puedes ser una buena persona.
22. Tal vez este es el mayor cliché, pero es cierto: tú felicidad no depende de nadie, ni de nada material. Muchas veces pensé en que cuando tenga tal cosa sería feliz, y llegaba y no era feliz, también puede suceder con una persona. La felicidad es un residente en nuestro interior, al que hay que saber apreciar, y prepararle un lugar decente para alojarse.
23. Controlar tu mente es un arte que vale la pena dominar.
24. Los tiempos de Dios son perfectos. Algo siempre se esta cocinando para ti, y tú ni en cuenta. Si armara una linea de tiempo de los últimos años, todo tendría sentido. Si estas en un lugar o pasando por alguna situación en particular, créeme es porque algo se esta cocinando.
25. Hay personas que entran en nuestra vida para enseñarnos, y se van. No todas las personas que llegan a nuestra vida son para quedarse, y no es que necesariamente sean malas personas, sino que así como hay personas que son para toda la vida, hay personas que son de ciclos. Tal vez, tu llegaste en la vida de una persona con una misión, y sales de ella. No tiene nada de malo, al contrario aprecia lo vivido y aprendido.
26. De adentro para afuera. Si te quieres ver bien, empieza por el interior. Es muy difícil estando mal por dentro, transmitir bienestar por fuera. Siempre, hagas lo que hagas, recuerda “de adentro hacia fuera”. Que las cosas nazcan en tu interior, que sea de adentro de donde proviene cada palabra y acción. Esto es el camino a la autenticidad.
27. Más alma, menos ego.
28. Si te levantaste una vez, lo puedes hacer muchas veces.
29. Lo mejor que te puede pasar en los 20s – según yo – es identificar tus demonios, monstruos, cruz que carga, etc. Y no lo digo en el sentido negativo o pesimista, pero se que siempre estaremos enfrentándonos a “algo”, pero tenerlo identificado nos pone en ventaja. No es lo mismo a los 20s que no tienes idea de lo que te pasa, o por que pasas por alguna situación, o lo que sea. Reaccionas diferente, porque conoces al enemigo, y aprendes a vivir con ello o luchar contra ello.
30. Pon atención. Estas aquí, pon atención a lo que te rodea y a todo lo que esta sucediendo en este momento. Pon atención a quienes te rodea, no vivas en automático, o en el pasado o presente. Nadie es eterno, y todos tenemos un día final – se escucha dramático, pero así es – pon atención.

Sé que quedan un montón de lecciones por aprender, y se que vienen días buenos y malos, y se que tal vez algunas cosas cambien, pero esto es lo que aprendi en diez años. Honestamente me siento muy agradecida con estas lecciones, las he leído un varias veces y me siento convencida de cada una de ellas. Te comparto porque siempre vamos aprendiendo, y porque cada palabra esta escrita desde el corazón con la intención de que pueda ayudar a alguien.

Con cariño, Vianey.